martes, 4 de abril de 2017

Necesidad de Alimentación

Características del envejecimiento del aparato digestivo

Cambios morfológicos

Boca:

·         Pérdida de piezas dentarias (los ancianos cuidan poco la boca y los servicios del dentista no están incluidos en la seguridad social), retracción de la encía por la deshidratación.

·         Deshidratación de la encía (los dientes parecen más grandes y se produce una retracción de la encía)

·         Reducción de la secreción de saliva (los ancianos tienen problemas para producir el bolo, xerostomía: boca seca x respirar con boca abierta, fármacos, beber poco) o saliva mas espesa.

·         Pérdida importante de papilas gustativas (sobre todo la percepción del sabor salado)

Esófago

·         Descoordinación faringoesofágica (provoca dificultad para tragar adecuadamente el alimento, apareciendo atragantamiento y aspiración)

·         Disminución del peristaltismo

·         Facilidad para que el contenido gástrico vuelva al esófago produciendo quemazon.

·         Retardo del vaciamiento

Estómago

·         Disminución de la producción de jugos gástricos (Hcl, factor intrínseco: anemia por falta de B12)

·         Atrofia de la mucosa gástrica

·         Disminución del moco

·         No hay dificultad de absorción de alimentos a nivel gástrico pero si hay trastornos  de motilidad gastrica, peristaltismo y vaciamiento gástrico con lo que pueden aparecer problemas de absorción de hierro, ácido fólico, B12, calcio, algún tipo de grasas y algunas proteínas.

Intestino

·         V, biliar: La bilis se espesa debido a la pérdida de agua y hay un enlentecimiento del vaciado de la vesícula biliar

·         Páncreas: Disminución de la producción de jugo pancreático que afecta a la digestibilidad de algunas sustancias (disminuye la secrecion de amilasa y lipasa)

·         Reducción del tono muscular de la pared abdominal que favorece el estreñimiento junto con la pérdida de agua

·         Atrofia general del intestino grueso (estreñimiento)

·         Varicosidades en el I. Grueso.
Hígado

·         Disminución de peso y volumen

·         Disminución del flujo sanguíneo (< vascularizacion)

·         Disminución del nº de células hepáticas (se debe tener cuidado con los fármacos que se metabolizan a nivel hepático)

·         Disminución de la absorción de las vitaminas liposolubles y de la metabolizacion de fármacos.

Capacidad funcional

·         Dificultad en la masticación (malas digestiones, sensación de ardor o quemazon)

·         Disminución en la producción de ácido clorhídrico, gastrina y enzimas

·         Disminución de la motilidad

·         Lentitud en el vaciado vesicular

·         Disminución de la absorción de hierro, B9, B12, calcio

·         Dificultades en la absorción de las vitaminas liposolubles

En términos generales el anciano tiene trastornos digestivos e intestinales por tres causas básicas:

·         Disminución de las secreciones (ácido clorhídrico, jugo pancreático, factor intrínseco, pepsinogeno, bilis...)

·         Disminución en la capacidad de absorción (Fe, Ca, B12, A. Folico, proteinas, grasas)

·         Hábitos alimenticios defectuosos (se debe hacer una valoración de recursos económicos gustos costumbres, limitación de la movilidad para ir a la compra, falta de motivación, limitación en la movilidad de manos para cocinar, etc.)

Nota: el déficit de secreciones + alteración de la motilidad = mayor déficit de absorción.

La dieta en el anciano (requerimientos nutricionales)

Según Exton Smith los requerimientos nutricionales en la dieta de las personas ancianas están condicionados por:

·         Reducción de requerimientos fisiológicos: Disminución del metabolismo basal debido a:

·         Disminución de la masa muscular
·         Disminución de la masa ósea
·         Disminución del movimiento

·         Enfermedades: Esto condiciona los requerimientos por mayor presencia de enfermedades y patologías en estas edades.
·         Factores psicológicos:  Depresión, demencias, pérdida de un ser querido, ingreso en una residencia... estos factores alteran la nutrición.

·         Factores sociológicos: Costumbres, religión, profesión, soledad, aislamiento, recursos económicos.

Necesidades calóricas

Anciano medio varón à 2000 – 2500 Kcal/ día (70 kg y 65 años)

Anciana media à 1500 – 2000 kcal/ día (58 kg y 65 años)

Necesidad de principios inmediatos

·         Hidratos de carbono: 55-60% del total calórico (mejor complejos que simples)

·         Grasas: no más del 30% del total calórico, no exceder de 300mg/día de colesterol. Disminuir la ingesta de grasas saturadas (origen animal). Aporte adecuado de pescado azul como protector vascular, efecto antiinflamatorio y antiagregante plaquetario. Los pescados azules son mas baratos.

·         Proteínas: no más del 15% del total calórico (proteínas animales 40% y proteínas vegetales 60%). Mezclando cereales y legumbres aumenta la calidad proteica (arroz + guisantes, lentejas + arroz)


Valoración nutricional

En caso de pérdida de peso superior al 5% en un mes o al 10% en tres meses, se debe consultar al médico puesto que esto puede indicar un problema de salud grave, sobre todo si la persona sigue ingiriendo la misma dieta.

·         Dentición: estado de la boca, falta de dientes, prótesis mal adaptadas, xerostomía)

·         Disgeusia: pérdida del sentido del gusto y del olfato. La digoxina, la teofilina y los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA) alteran las percepciones de gusto y olfato.

·         Disfagia: presencia de tos, dificultad de deglutir, riesgo de atragantamiento. Sobre todo en personas con problemas neurológicos como dementes o parkinson .

·         Diarrea: raramente pueden disminuir de peso por la diarrea, a no ser que sea aguda probablemente por intolerancia alimentaria.

·         Disease (enfermedad): broncopatias crónicas, insuficiencia cardiaca congestiva: la mala alimentación puede agravar aun mas la enfermedad.

·         Disfunción: problemática social que hace que el anciano se alimente peor:

Pérdida del cónyuge
Ingreso en una residencia
Imposibilidad de ir a la compra, preparar la comida.
Recursos económicos

·         Demencia: puede haber dos tipos:

o   Que come a todas horas compulsivamente pq no sabe cuando comió
o   Que rechaza la comida, se niega a comer y beber.

·         Drugs (fármacos): Son varios los medicamentos cuyos efectos secundarios limitan la ingesta calorica en ancianos:

o   Antidepresivos triciclicos y diuréticos: pueden producir sequedad de boca que interfiere con el sentido del gusto y la deglución

o   AINES y Teofilina pueden producir dispepsia/ nauseas que disminuyen o alteran el apetito.
o   Digoxina + IECA: van a influir y deteriorar el sentido del gusto y olfato, por tanto la apetencia se va a ver alterada

o   Alcohol: como sustituto de la ingesta calorica.

Fármacos:

Son varios los medicamentos cuyos efectos secundarios limitan la ingesta calorica en ancianos:

§  Antidepresivos triciclicos y diuréticos: pueden producir:
·         Sequedad de boca
·         Interfieren con el sentido del gusto y deglución

§  AINES y Teofilina:
·         Dispepsia /nauseas que disminuyen o alteran el apetito.

§  Digoxina + IECA
·         Deterioran el sentido del gusto y olfato por tanto menor apetencia

§  Alcohol: sustituto de la ingesta calorica.

La sed

El anciano suele beber muy poco, existe una menor sensibilidad en el centro de la sed situado en el hipotálamo.

La cantidad de agua recomendada en el adulto es de 1,5 a 2 litros diarios, al anciano le recomendaremos que beba ocho vasos de agua diarios.

El anciano mayor de 80 años la cantidad diaria de agua puede ser menor al 60%. Los ancianos tienen tendencia a la deshidratación por:

Pérdida de agua sistémica (aumento de la diuresis)
Pérdida de la sensación de sed
Diarreas
Mala termorregulación

Hay cuatro cambios principales relacionados con la edad que van a predisponer a los ancianos a la deshidratación y a la hipernatremia:

Disminución del agua corporal
Alteración importante de la sensación de sed
Disminución en la capacidad de los riñones para concentrar la orina (se pierde agua)

Disminución de la eficacia de la ADH para reabsorber agua.

Efectos de la regulación del sodio y el agua corporal
durante el envejecimiento
Alteraciones renales
·         Disminución de la masa renal
·         Reducción del flujo renal
·         Disminución en el filtrado glomerular
·         Alteraciones en la capacidad de dilución del tubo distal
·         Alteraciones en la capacidad de concentración
·         Alteración en la conservación de sodio
·         Alteración en la respuesta renal a vasopresina
Alteraciones hormonales
·         Secreción normal o aumentada de vasopresina
·         Respuesta aumentada de vasopresina al estímulo osmótico
·         Disminución de la secreción nocturna de vasopresina
·         Aumento de la secreción basal de del péptido atrial natriurético (ANP) a la estimulación.
·         Disminución de la actividad de la renina plasmática.
·         Disminución de la producción de aldosterona.
Ingesta de líquidos
·         Disminución de la sensación de sed
Recomendaciones de enfermería
La alimentación de los adultos es un factor importante para conservar la salud, debe ser equilibrada, variada y culturalmente aceptada. Es uno de los pilares básicos para disfrutar de una vida saludable y plena. Una alimentación sana y equilibrada contribuye a nuestro bienestar físico y mental.

Existen numerosas clases de dietas en el mercado. Seguir una dieta no es sinónimo de adelgazar, (para eso están las dietas hipocalóricas) si no que es sinónimo de llevar un estilo de vida alimenticio saludable y por lo tanto de querer cuidarse y encontrarse bien. Y para eso nada más recomendable que una dieta equilibrada.

DIETA EQUILIBRADA

Los expertos en nutrición recomiendan realizar como mínimo, 5-6 comidas al día. Por lo tanto, lo ideal sería seguir la siguiente distribución: desayuno, media mañana, comida, merienda, cena y al acostarse.
 La Dieta Mediterránea "tradicional" posee beneficios científicamente probados que se han relacionado con la mejora del perfil lipídico, ya que su consumo aumenta el HDL (llamado "colesterol bueno"), a la vez que reduce el LDL ("colesterol malo"). Además, es una alimentación rica en fibras y antioxidantes. Estos efectos biológicos, y muchos más, permiten considerar la Dieta Mediterránea como una excelente dieta equilibrada.

El desayuno
El aporte energético-calórico del desayuno es de gran importancia, ya que nos permitirá lograr un adecuado rendimiento tanto físico como intelectual, en las tareas escolares y en el trabajo diario.
Debemos tener en cuenta la importancia de:

1. Lácteos: 1 vaso de leche, 1 yogur fresco o queso.
2. Cereales: pan, galletas, pan integral, repostería hecha en casa o cereales de desayuno.
3. Frutas o zumo natural
También se podría complementar en algunas ocasiones con otros alimentos proteicos como huevos, jamón, frutos secos, etc.

 Media mañana
Es recomendable que no pasemos muchas horas sin comer entre el desayuno y la comida.
 Ejemplos para media mañana:
Fruta + yogur desnatado.
Café con leche + tostada con tomate y aceite de oliva.
Bocadillo de queso y tomate + zumo de frutas.
Barra de cereales + yogur de frutas.
 La comida
Teniendo en cuenta que la mejor manera de alcanzar un estado nutricional adecuado es incorporar una amplia variedad de alimentos en nuestra dieta diaria, es conveniente tratar de incorporar en la comida alimentos de los diferentes grupos de la pirámide.
 La comida puede estar compuesta por:
Arroz, pastas, patatas o legumbres: una ración.
Ensalada o verduras: una ración o guarnición.
Carne o pescado o huevo alternativamente: una ración.
Pan: una pieza.
Fruta: una pieza.
Agua.
 La merienda
La merienda nos brinda los nutrientes necesarios para completar el aporte energético del día. Podemos elegir entre una fruta o zumo de frutas, leche o yogur, bocadillo... limitando la bollería a una vez por semana.
 La cena
La cena es, generalmente, la última comida del día y debemos procurar consumir aquellos alimentos de la pirámide que no hemos consumido en la comida.
También debemos tratar de consumir alimentos fáciles de digerir, como verduras cocidas, sopas, pescados o lácteos, para tener un sueño reparador no perturbado por una digestión difícil.
Por lo tanto, en la cena podemos incluir:
Ensalada o verduras cocidas.
Arroz y pastas integrales, patatas o legumbres: en pequeñas cantidades, ya que pueden producirnos flatulencias.
Pescados, huevos, aves o pequeñas porciones de carne.
Pan: blanco o integral.
Fruta.
Lácteos: yogur fresco, leches fermentadas, natillas, etc.
Antes de acostarse.
       1 vaso de leche desnatada o 2 yogures naturales desnatados.

+ Leidos

Temas Enfermeria

Archivo del blog

Derechos reservados por ATENSALUD - Enfermeria Geriatrica y Socio-sanitaria © 2010-2017
Powered By Blogger , Diseñado por ATENSALUD

Get Email Updates
Subscribe to Get Latest Updates Free