martes, 4 de abril de 2017

Necesidad de Aprender

Concepto/definición.

Aprender es una necesidad del ser humano de adquirir conocimientos, actitudes y habilidades para la modificación o adquisición de comportamientos.
Muchas de las medidas adoptadas se hacen para mantenerse en salud.
Es imposible separar la enseñanza del aprendizaje .

Enseñar es un proceso interactivo que favorece el aprendizaje. Se compone de un grupo de acciones conscientes y deliberadas que ayudan a los individuos a adquirir nuevos conocimientos, cambiar actitudes o desarrollar nuevas habilidades. 

Aprender es la adquisición intencionada de nuevos conocimientos, actitudes y habilidades.

Nuestra postura frente al proceso de enseñanza-aprendizaje, tiene una base humanista donde cada individuo elige y construye su propio conocimiento.

Si se analizan los términos de envejecimiento normal y envejecimiento patológico, así como los factores influyentes en cada uno de estos términos podemos darnos cuenta de que existen factores biológicos, psicológicos y sociales que pueden determinar la presencia de uno u otro tipo de envejecimiento.


Haciendo referencia a los aspectos psicológicos y sociales más significativos podemos decir que en el envejecimiento normal existe desarrollo o desintegración de algunos procesos psíquicos que pueden ser compensados, buen afrontamiento al estrés , teniendo en cuenta los factores estresores que se presentan en esta etapa ( pérdida de salud, limitaciones, aislamiento , soledad ...) , autovaloración positiva , sentido de vida optimista. En el envejecimiento patológico, en este sentido, se presenta la pérdida progresiva e irreversible de procesos psíquicos, mal afrontamiento al estrés, autovaloración negativa, sentido de la vida pesimista, sentimientos de soledad y abandono.

A nivel social existe prejuicios que dimensionan y encasillan definitivamente al anciano, así se desprende expresiones tales como:
1.- La persona anciana no puede aportar nada útil. Para qué escucharlo. Para qué incluirlo.
Para qué consultarlo. Vive en su mundo. Para qué contarle cosas. Para qué integrarlo.
2.- No debe sufrir ni enterarse de cosas negativas porque lo afectan. Entonces se lo tiene al margen de la realidad, ocultándole si alguien se muere o se enferma gravemente.
3.- Ya está muy mayor para trabajar. Que descanse. Loable intención, pero ¿se le pregunta?
Al interesado qué es lo que quiere? ¿Se tiene en cuenta su voluntad?
4.- No puede decidir por sí mismo acerca de sus necesidades y preferencias.
5.- Los ancianos por lo general tienen muchos accidentes en el hogar., por eso hay que llevarlos
a hogares especializados en sus cuidados. ¿Son realmente esos lugares especializados en la
atención de personas ancianas lo ideal?
6.- No son responsables y pierden las cosas.
7.- No les interesa lo que los rodea.
8.- Les gusta vivir aislados. ¿Siempre? ¿A todos?

La consecuencia inmediata es que los ancianos elaboran su auto imagen basándose, en gran medida, en los conceptos reinantes en su entorno, asumiendo como verdaderos los preconceptos fabricados por la sociedad afanada por su brillo mediático.

En lo social aparece como normal la sustitución y evolución de roles, apoyo social ( familiar y comunitario) , posibilidades de autonomía, contactos familiares amistosos, existencia de actividades productivas para el anciano, discrepancias intergeneracionales no disruptivas, mientras en el envejecimiento patológico se presenta la pérdida total roles sin posibilidad de sustitución , ausencia de apoyo social, dependencia involuntaria, inactividad, aislamiento, conflictos intergeneracionales, ausencia de contactos familiares amistosos.

Debemos, entonces, cuestionarnos cuánto podemos hacer para apoyar el desarrollo del anciano en esta etapa, cuánto podemos estimular al adulto mayor para que viva esta etapa llena de cambios desde una perspectiva positiva y enriquecedora y cuanto podemos influir sobre estos factores psicológicos y sociales para lograr la aparición del envejecimiento normal.

Carl Rogers, eminente psicólogo humanista hace planteamientos, que según nuestra opinión, resultan muy importantes, expresa que lo más valioso de la personalidad sería que el sujeto experimentara una consideración positiva incondicional de sí mismo, lo que no plantearía discrepancias entre su valoración y su necesidad de consideración positiva.

Se plantea entonces la necesidad, por todo lo anteriormente planteado y reflexionando sobre las ideas de Carl Rogers, del desarrollo de un proceso de educación en la tercera edad que permita el bienestar del anciano como un ser bio- psico- social, contrarrestando posibles representaciones pesimistas de sí, dirigido además a lograr una autoestima positiva, propiciar el autodesarrollo , la autovaloración adecuada.

Refiriéndonos a las funciones psicológicas del anciano y sus posibilidades de educación, sabemos que en la vejez ocurre que los procesos psíquicos se hacen más lentos, a causa de la merma neuropsicológica que se manifiesta en esta edad. Los trastornos de la memoria, las alteraciones en el pensamiento, la percepción son superados por el interés y la motivación que pueden tener para el aprendizaje, que puede manifestarse más lento pero indudablemente será más significativo para el individuo. Se deben tener en cuenta por tanto aspectos afectivos y motivacionales para el aprendizaje.

La educación en la tercera edad debe partir de que sea ofrecida a los ancianos para conservar su autosuficiencia, la adaptación social, forma de mantener el vínculo con el desarrollo social actual. Debe sentirse informado, como un hombre de su tiempo sobre la evolución del mundo actual. Se debe tener en cuenta la profundización en la búsqueda de métodos idóneos para trasmitir mensajes que enseñen y eduquen, ajustados a la vejez. Además de esto debe demostrarse que la posibilidad de aprender en el hombre existe a lo largo de la vida, en mayor o menor grado.

Mediante la educación en la tercera edad puede lograrse que el anciano se encuentre interesado en el futuro, que se sienta parte de la sociedad, con funciones y roles sociales. Los centros de salud , centros educativos , familias , comunidades son agentes importantes que en su interacción con el anciano pueden trabajar en su estimulación y preparación en esta etapa

Las universidades del adulto mayor tienen un papel fundamental en el proceso de educación del adulto mayor y en la actitud de este hacia la vejez. Buscan crear una cultura del envejecimiento a partir de oportunidades educativas y de autodesarrollo para la tercera edad y mediante este proceso de educación la concientización en el ámbito social del valor de esta etapa.

La educación en el adulto mayor debe ser una educación para aprender a vivir , este es el tema más importante, el desarrollo de las potencialidades humanas es la tarea principal. Analizar preguntas como quién soy, explorando el autoconcepto, cómo enfrentar los problemas es una tarea que no debe olvidar la educación en el adulto mayor.

Reflexionando sobre la base de las ideas de Gustavo Torroella González Mora comparto con él algunas preguntas que llevarían una respuesta importante para el anciano y que deben tenerse en cuenta al desarrollar el proceso educativo para la vida:

Quién soy y cómo soy.
Cómo debo afrontar y resolver los problemas y frustraciones en mi relación con el mundo.
¿Qué sentido u orientación debo darle a la vida? (objetivos, metas, valores)

Es importante que se vea el proceso de educación como posibilidad de lograr salud en el anciano tanto psíquica como físicamente, como la forma de legar elementos técnicos y fomentar en ancianos conceptos y pautas de conducta, derivadas de las propias discusiones, experiencias y confrontación con otros ancianos. Esto resulta de relevancia para la conservación de la salud en el adulto mayor. Es innegable que al presentarse un estado de bienestar físico el sujeto tendrá mayores posibilidades de experimentar bienestar psicológico que si está enfermo y viceversa, de ahí que la educación en el adulto mayor deba tener en cuenta varias esferas de trabajo.

La educación del anciano es una necesidad social y debe ir dirigida al desempeño de nuevos papeles y a la búsqueda de un nuevo espacio en la sociedad.

Conclusiones:


La educación en el adulto mayor constituye en nuestros días un proceso de gran importancia, con ella pueden lograrse un mejor estilo de vida en el anciano donde existan proyectos, esperanzas, conocimiento real de sus potencialidades, de sus valores y hasta dónde puede llegar. Permite preparar al anciano para llevar una vida más saludable tanto física como psíquicamente.

La educación en el adulto mayor permite la inserción del anciano en esa sociedad que un día construyó y de la que se siente apartado. Resulta un modo de lucha contra las representaciones que hoy priman de la vejez y que tanto los limitan, constituyendo así una necesidad de orden social.

La educación en el adulto mayor , una educación para aprender a vivir , es hoy una tarea de primer orden para todos aquellos que desde la familia , la comunidad , el centro de salud , centros educativos interactúen con sujetos en la tercera edad .

La razón por la que los seniors están estudiando más desde el punto de vista emocional es la autonomía y la necesidad de sentirse vigentes. Con estos espacios se abre para ellos la posibilidad de seguir haciendo cosas productivas y sentir que están al día con los temas de interés, para conversarlos en familia, en sus trabajos o asesorías que presten. Los mantiene actualizados y con la sensación de ser útiles", asegura Raúl Carvajal, psicólogo de la Clínica Santa María.

El experto agrega que la actividad cognitiva puede ser positiva desde varios aspectos, ya que permite mirar a futuro, junto con mejorar su trabajo, estimular la actividad cerebral y tener sensación de vitalidad.

Se ha comprobado que la educación, formal o no formal, en el continuo de la vida es un factor de "buen envejecer". A nivel individual se identifican siete beneficios duraderos: la autoactualización, el autoenriquecimiento, la autoexpresión, la renovación del yo, la mejora de la autoimagen, la interacción social y la idea de pertenencia a una actividad, aseguró Patricia Alanis, directora del Centro de Estudios Universitarios para la Tercera Edad, de la Universidad Mayor.

Los diagnósticos enfermeros relacionados son ( entre otros) 
Impotencia. 
Déficit de conocimientos. 
Riesgo de intoxicación. 
Deterioro de la memoria

Cuidados básicos en la necesidad de aprender

Averiguar las necesidades de aprendizaje 
Motivar al cliente frente al aprendizaje. 
Ayuda durante el desarrollo del aprendizaje. 
Planificación de los objetivos de aprendizaje. 
Ejecución de la docencia 

Condicionantes en la enseñanza del adulto 
  • No aprende peor que el niño o adolescente. 
  • Se plantea otro escenario ya que se encuentra en otra situación de aprendizaje: el adulto mayor quiere descubrir y aprender por que se divierte aprendiendo y puede aplicar lo aprendido 
  • Tiene otras necesidades y otros intereses. 
  • En algunos casos posee una relación más conservadora respecto a las nuevas exigencias del aprendizaje. 
  • Requiere una motivación especial y orientaciones claras, hacia la consecución de logros en la vida personal, laboral o academica
  • Para aprender y necesita otras formas de aprendizaje (y de enseñanza) ya sea de manera guiada o autodidacta, por lo tanto desarrollan distintos conociminetos, actitudes y comportamientos.
  • Los adultos necesitan sentirse cómodos en el marco del aprendizaje y esto se logra si existe un entorno favorable. 
  • Las restricciones externas (transporte, cuidado de niños), inciden en sus aprendizajes. 
  • Necesitan reconocer que lo que están aprendiendo es accesible y vale la pena. 
  • Necesitan saber que lo que ya saben se valora y se tiene en cuenta. 
  • Los métodos pedagógicos deben tomar en cuenta la personalidad, expectativas y motivaciones de los adultos.
  • Una buena relación e interacción entre aprendices favorece sus logros. 
  • Un modelo de organización curricular flexible (del tipo de la modular), con posibilidades de certificación en curso, estimula a alumnos. 
  • Si la evaluación es regular y comprende a sus diversos componentes (programas, alumnos y profesores), los resultados son probablemente más firmes.
  • el adulto mayoe quiere aprender por que se divierte aprendiendo y puede aplicar lo aprendido

Factores que influyen en la satisfacción de aprender

Biofisiológicos.

Edad : 

Condiciones físicas : Cualquier condición física que altera la capacidad para concentrarse interfiere con el aprendizaje como dolor ,fatiga, ansiedad o hambre.

Psicológicos.
Motivación :.El aprendizaje va a depender en gran medida de la motivación para aprender Si una persona no quiere aprender es improbable que aprenda
Emociones : Un nivel adecuado de ansiedad puede acelerar el proceso de aprendizaje pero un nivel de ansiedad y de estrés muy elevado impide la concentración y disminuye la habilidad de aprender..
Socioculturales.

Entorno: Un entorno adecuado (iluminación, temperatura, silencio..)facilita las condiciones de aprendizaje. Las distracciones del entorno como interrupciones imprevistas o un ambiente incómodo interfieren con la capacidad de prestar atención

Valoración de la necesidad de aprender

Recogida de datos : Entrevista de enfermería, 
Examen físico-comportamental y observación del entorno.
Manifestaciones de dependencia e independencia en la satisfacción de la necesidad de aprender

Manifestaciones de independencia :

El anciano vivirá una existencia plena y productiva, se conoce a si mismo y tiene interés.
Se siente motivado y es capaz de razonar.
Expresión de deseo de aprender. estado de receptividad
Demuestra habilidad para solucionar situaciones referidas al aprendizaje.
Se plantea cuestiones, dudas y preguntas a cerca de sus emociones, sentimientos y existencias.
Modificación del comportamiento de cara a su salud

Actuación de enfermería en el mantenimiento de la independencia :

1. Objetivos:

Conocer la inquietudes del anciano frente a su necesidad de aprender, teniendo en cuenta sus limitaciones.
Enseñar al anciano en el conocimiento de los recursos a su alcance.
Realizar un programa para desarrollar los hábitos de aprendizaje.

2. Acciones:

Facilitar la información precisa de los recursos y medios que cuenta para aprender.
Reforzar el aprendizaje del anciano.
Aconsejar al anciano la asistencia a actos de culturales de interés que se realicen en el entorno.
Apoyar todas las iniciativas del anciano para aprender.

Manifestaciones de dependencia :

Deterioro cognitivo/capacidad de concentrarse
Incapacidad para buscar información con respecto a sus cuidados.
Disminución de las respuestas
Olvida realizar una conducta en el momento programado.
Expresión de deseos de un mayor control sobre prácticas de salud
No mostrar interés por aprender
Ansiedad, inseguridad y miedo.

1. Problemas déficit: falta de motivación, disminución sensorial, depresión , falta de interés debilidad psicomotriz y disminución de la capacidad de aprendizaje.

2. Problemas por sobrecarga: resistencia asociada a problemas psíquicos, demencia, estrés y dolor.

El problema de dependencia que encontramos aquí es el defecto de conocimientos de las medidas que el individuo debe utilizar para mantener o recuperar su salud.

Fuentes de dificultad : : Dolor, dificultad física, ansiedad, falta de interés, cambio de rol.

+ Leidos

Temas Enfermeria

Archivo del blog

Derechos reservados por ATENSALUD - Enfermeria Geriatrica y Socio-sanitaria © 2010-2017
Powered By Blogger , Diseñado por ATENSALUD

Get Email Updates
Subscribe to Get Latest Updates Free