martes, 7 de noviembre de 2017

Análisis de perfil Lipidico

Los lípidos son un grupo de sustancias insolubles en agua, pero solubles en solventes orgánicos, que incluyen los triglicéridos (Ácidos grasos: Saturados (AGS); Monoinsaturados (AGM); Poliinsaturados (AGP), fosfolípidos (lecitina) y esteroles (colesterol). En esencia, los lípidos se adhieren a las proteínas encontradas en el sistema, creando lo que se conoce como las lipoproteínas. 

Un análisis del perfil de lipidos proporciona información detallada sobre la cantidad de colesterol bueno y malo que se encuentra en el sistema. Los datos obtenidos de esta prueba pueden ayudar al médico a recomendar cambios de estilo de vida para poder regresar los niveles de colesterol y triglicéridos a un rango aceptable y así disminuir las posibilidades de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. También se puede usar para identificar el riesgo de otras enfermedades, como la pancreatitis, una consecuencia común de los niveles elevados de triglicéridos.

El estudio de lípidos es un perfil de los distintos tipos de colesterol en la sangre de un individuo y generalmente incluye lo siguiente:
  • Colesterol total
  • Colesterol de lipoproteína de baja densidad (LDL)
  • Colesterol de lipoproteínas de alta densidad (HDL)
  • Triglicéridos

Los lípidos, como componentes insolubles en agua, tienen que ser transportados en el organismo unidos a otras moléculas, las lipoproteínas, que solucionan el problema de transportar materiales grasos en un medio acuoso como es la sangre. Hay cuatro tipos de lipoproteínas que se diferencian por su tamaño y densidad. Cada una contiene diferentes proteínas y transporta distintas cantidades de lípidos.
Quilomicrones: son las de mayor tamaño y menor densidad. Transportan los lípidos de la dieta (principalmente triglicéridos) desde el intestino al resto del organismo.
VLDL: lipoproteínas de muy baja densidad, compuestas en un 50% por triglicéridos. Transportan los lípidos sintetizados en el hígado a otras partes del cuerpo.
LDL: lipoproteínas de baja densidad, cuyo principal componente es el colesterol (50%). Circulan por todo el organismo transportando colesterol, triglicéridos y fosfolípidos y dejándolo disponible para las células. Cuando el colesterol unido a LDL supera ciertos límites, tiende a depositarse en la pared de las arterias formando un tipo de lesión conocida como “placa de ateroma” que con el tiempo dará lugar a una enfermedad conocida como Arterioesclerosis. Es el llamado “colesterol malo”, y hay que procurar tenerlo cuanto más bajo mejor.
HDL: lipoproteínas de alta densidad, en cuya composición la parte más importante son las proteínas. Transportan el colesterol desde las células al hígado para ser eliminado, evitando que el colesterol se deposite en otros lugares.  Es por este motivo que al colesterol unido a HDL se le llama popularmente “colesterol bueno” y  que sus niveles sean altos es positivo para nuestra salud.

Los triglicéridos
Los triglicéridos son el principal tipo de grasa transportado por el organismo. Recibe el nombre de su estructura química. Luego de comer, el organismo digiere las grasas de los alimentos y libera triglicéridos a la sangre. Estos son transportados a todo el organismo para dar energía o para ser almacenados como grasa.
El hígado también produce triglicéridos y cambia algunos a colesterol. El hígado puede cambiar cualquier fuente de exceso de calorías en triglicéridos.

Los triglicéridos se combinan con una proteína en su sangre para formar lo que se llama lipoproteínas de alta y baja densidad. Estas partículas de lipoproteínas contienen colesterol. Para formar triglicéridos en el hígado el proceso es similar; el hígado toma los carbohidratos y proteínas sobrantes de la comida y los cambia a grasa. Esta grasa entonces se combina con proteína y colesterol para formar lipoproteínas de muy baja densidad, que son liberadas al torrente circulatorio.

Funciones de los triglicéridos: aporta energía, constituyéndose como la principal reserva energética del organismo, de ahí que su exceso se almacene en grandes depósitos. Al formar una capa de grasa bajo la piel protege a nuestro cuerpo de los cambios extremos de temperatura. Es fundamental para la absorción de vitaminas A, D, E y K.

El colesterol
El coloesterol es un lípido (o esterol) que encontramos en los diferentes tejidos corporales y también en el plasma sanguíneo. Lo encontramos en concentraciones altas en el hígado, páncreas, cerebro y la médula espinal. Es una sustancia fundamental para el buen funcionamiento de nuestro organismo, ya que entre otros aspectos, es esencial para la creación de membranas plasmáticas que regulan la entrada y salida de sustancias en las células.
  • Colesterol total: El colesterol total es una medida agregada de colesterol en el torrente sanguíneo y es la suma total de los niveles de LDL, HDL y VLDL. El colesterol total se utiliza principalmente como una herramienta de detección para los pacientes. Un nivel de colesterol total elevado indica a un médico que se necesita más información para determinar si un paciente tiene un riesgo cardiovascular elevado o no. De acuerdo con un ensayo histórico, el Framingham Heart Study, existe una asociación positiva entre el colesterol total y la enfermedad arterial coronaria.
  • Lipoproteínas de baja densidad o LDL, que también se conocen como colesterol “malo”. Son las lipoproteínas encargadas de transportar el colesterol a los tejidos para su utilización, incluyendo las arterias. La mayor parte del colesterol en sangre es colesterol LDL (c-LDL). Cuanto mayor sea el nivel de colesterol LDL en sangre, mayor es el riesgo de enfermedad cardiovascular.
  • Lipoproteínas de alta densidad, o HDL, también conocidas como colesterol “bueno”, porque son las encargadas de recoger el colesterol de los tejidos y transportarlo al hígado para su eliminación a través de la bilis. Un nivel bajo de colesterol HDL (c-HDL) aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular

Funciones del colesterol: precursor de las hormonas sexuales de la vitamina D y de las hormonas corticoesteroidales, fundamental para nuestras células al formar parte de las membranas celulares, y es un componente básico de las sales biliares. Además, debemos diferenciar entre el colesterol LDL y el colesterol HDL.

Signos y sintomas de Colesterol alto:
En definitiva, si lo que deseamos es saber si sufrimos de colesterol alto, no quedará más remedio que estar muy atentos a una serie de síntomas que pueden hacer acto de presencia en cualquier momento y entre los que destacan los siguientes:

Aquellas personas que sufren de sequedad de boca o mal aliento puede denotar que estamos ante un claro caso de colesterol alto.
Dolor en el pecho y las articulaciones. El bloqueo de arterias y venas del cuerpo provocado por los altos índices de colesterol pueden provocar molestias y dolores en la zona del pecho y algunas extremidades como el brazo.
Mareos y vértigo También es posible que debido al colesterol alto, se produzcan mareos de todo tipo que se pueden traducir después en desmayos y desvanecimientos. Ante esto, lo mejor es acudir al hospital en la mayor brevedad posible.


Preparación para el examen:
  • Indicaciones al paciente para la toma de muestra
  • No coma ni beba nada excepto agua, 12 horas antes de ser extraída la sangre.
  • Ingerir dieta normal durante 7 días antes.
  • Ejercicios físicos fuertes 24 horas antes
  • No utilizar los contrastes yodados antes de la prueba.
  • Suspender medicamentos 3 días antes. (consulte a su medico puede ser necesario suspender las medicinas antes del examen).

Trigliceridos
Por debajo de 150 mg/dl Deseable
150-199 mg/dl Limite alto
200-499 mg/dl Altos
Superiores a 500 mg/dl Existe riesgo de pancreatitis


Colesterol total
Por debajo de 200 mg/dl Deseable
200-239 mg/dl Limite alto
240 mg/dl Alto
Por debajo de 180 mg/dl (menor de 18 años) Deseable


Colesterol LDL (Malo)
Por debajo de 100 mg/dl Óptimo o ideal
100-129 mg/dl Bueno
130-159 mg/dl Límite alto
160-189 mg/dl Alto
190 mg/dl y superior Muy alto


Colesterol HDL (Bueno)
Menos de 40 mg/dl Factor de riesgo cardiovascular
60 mg/dl y superior Mayor protección contra la enfermedad cardiovascular

Placa de ateroma – Ateroesclerosis

Parte del exceso de colesterol puede depositarse en la pared arterial. Con el tiempo, va aumentando y forma la placa de ateroma. La placa puede estrechar los vasos y los hace menos flexibles, lo que produce la ateroesclerosis o endurecimiento de las arterias.

Este proceso puede suceder en los vasos sanguíneos de cualquier parte del cuerpo, incluyendo las arterias del corazón (arterias coronarias). Si las arterias coronarias se bloquean por la placa de ateroma se impide que la sangre lleve el oxígeno y los nutrientes suficientes al músculo cardiaco. Esto produce dolor en el pecho o angina. Algunas placas con mucho colesterol se hacen inestables, tienen una fina cubierta y pueden romperse, liberando colesterol y grasa en el torrente sanguíneo, lo que puede causar un coágulo o trombo sobre la placa que impide el flujo de la sangre en la arteria causando un infarto de miocardio.

El perfil de lipoproteínas mide 
el nivel de colesterol en la sangre

Plan de acción
La solución ideal es aumentar el colesterol HDL o colesterol bueno y reducir el colesterol LDL o colesterol malo.
Disminuya el consumo de grasas o  cambie el tipo de grasas consumidas:
Eliminar grasas saturadas y grasas trans. Cambie su dieta a los aceites saludables  tales como: aceite de oliva extravirgen, aceite de canola, aceite de pescado).
Cambiar el tipo de grasas de su dieta puede reducir el colesterol LDL en un 10-20%. El aceite de pescado puede elevar el HDL tanto como 5-10% .
Coma muchas frutas y verduras.
Disminuya las proteínas animales (carnes)  y  aumente el consumo de las proteínas de grano entero (trigo integral, avena integral, arroz integral, etc)
Aumentar el consumo alimentos ricos en fibra en unos 20-30 gramos por día puede reducir el colesterol LDL un 10-15%.
Si se tolera, la niacina (vitamina B3 o ácido nicotínico) puede disminuir el LDL en 5-25%, y aumentar el HDL en un 15-35%.
Hablar con un dietista. Te dirá como cambiar los ingredientes de tus recetas favoritas para que tengan un sabor similar pero con menos grasas.
Pregunta a tu médico qué medicación puedes tomar para disminuir el colesterol de la sangre.
Come al menos 5 piezas de fruta/vegetales al día.
Prepara comidas con bajo contenido de grasa saturada utilizando grasas poli-insaturadas (aceite de oliva).
Come pescado al menos 2 veces a la semana.
Toma derivados lácteos con bajo contenido en grasa.
Aprende a identificar en las etiquetas de los alimentos cuales son más cardio saludables.



https://reference.medscape.com/guide/medical-calculators/alpha

+ Leidos

Temas Enfermeria

Derechos reservados por ATENSALUD - Enfermeria Geriatrica y Socio-sanitaria © 2010-2017
Powered By Blogger , Diseñado por ATENSALUD

Get Email Updates
Subscribe to Get Latest Updates Free