jueves, 30 de marzo de 2017

Necesidad de higiene y Arreglo personal: Parte II

La boca es la principal puerta de entrada del organismo para los gérmenes productores de enfermedades. Es la incubadora ideal para su desarrollo, ya que proporciona humedad, alimentación, calor y obscuridad necesaria. Las infecciones de la boca son fuentes de peligro, tanto para el aparato respiratorio como para el digestivo; puede extenderse a las amígdalas, senos y, por la trompa de Eutasquio, hasta el oído medio; su paso a la circulación puede causar reumatismo o artritis.


La boca mal cuidada puede provocar caries dentales, o alitosis (aliento fétido), disminuir el apetito y es causa de malestar para el paciente; además, el buen aspecto de la boca realza la belleza de la cara.



Los pacientes febriles, o que estan inconscientes, los que respirar por la boca, las personas con enfermedades crónicas (cáncer, por ejemplo) y las que tienen enfermedades metabólicas (diabétes, por ejemplo) están particularmente expuestas a las úlceras bucales.





Cuidado de Dientes y Boca


Los artículos y las técnicas para lavar los dientes y la cavidad bucal varían de acuerdo con lo que el paciente es capaz de hacer por sí mismo.


Caries.
La caries es una enfermedad destructiva de las estructuras del diente. La caries comienza afectando a la superficie del diente, el esmalte y la dentina. Si es detectada a tiempo es posible tratarla mediante un empaste dental. Si no es así, la caries evoluciona dañando estructuras más profundas, en cuyo caso es necesario realizar una endodoncia.
Las causas que provocan esta enfermedad son variadas desde un consumo excesivo de azúcares, una limpieza incorrecta, o simplemente por predisposición genética.
Para mantener la salud de tu boca, trátalas a tiempo.
Síntomas:
  • Cambio de color (oscuro o blanquecino) en el esmalte del diente.
  • Cuando la lesión progresa, aparece pérdida de sustancia y le da un aspecto de mancha de color gris. Después el esmalte se rompe y la lesión se detecta fácilmente.
  • Dolor.
Si el paciente es ambulatorio, aliéntelo para que se cepille los dientes y asegúrese que lleve a cabo la higiene necesaria. Si el paciente está encamado y necesita auxilio, deberá seguirse el procedimieno siguiente:


Material
  • Bandeja desechable para higuiene bucal (si se dispone)
  • Toalla de mano
  • Pasta o polvo dental
  • Cepillo de dientes o aplicadores cubiertos de algodon absorbente
  • Depresores linguales cubiertos de gasa
  • Copa de papel con agua
  • Pajas flexibles
  • Pañuelos desechables
  • Bacinica tipo riñon
  • Lanolina lubricante o glicerina
  • Bolsa impermeable.

Técnica

  1. Lleve a cabo el procedimiento de lavado de manos
  2. Explique el procedimiento de higiene bucal al paciente y ocultelo de la vista de los demás para proteger su intimidad. Reúna el equipo anteriormente descrito.
  3. Para los pacientes que son casi capaces de llevar a cabo la higiene bucal por sí mismos, colóquelos en la posición de Fowler, reúna el equipo sobre la mesa de cama a su alcance y auxílielo si es necesario.
  4. En el caso de pacientes que son incapaces de hacerlo por sí mismos, colóquelos en una posición de Fowler intermedia, si se permite, y coloque la toalla debajo de la cara del paciente y sobre el pecho para proteger su bata y la ropa de cama.
  5. Pídale al paciente que abra la boca o, si es necesario, ábrala con un depresor lingual acoginado.
  6. Limpie dientes y encías con un cepillo de dientes y pasto o polvo dental, o con un aplicador humedecido en enjuague bucal. Nunca humedezca dos veces los aplicadores. Tirelos en una bolsa de papel impermeable.
  7. Limpie la lengua , techo de la boca y labios del paciente con nuevos aplicadores.
  8. Ayude al paciente a enjuagarse la boca con agua limpia. Aplique lubricantes en los labios.
  9. Aplique lubricante en los labios.
  10. Si el paciente usa dentaduras postizas, pídale que se las quite y colóquelas en una copa para dentadura. Lave la dentadura con agua fría corriente, usando un cepillo de dientes y una substancia limpiadora. Cuando el paciente no use las dentaduras, límpielas y colóquelas en la copa de dentaduras, junto con agua dulce, en la mesa de cabecera. Manéjelas con cuidado.
  11. Coloque de nuevo los artículos de higiene del paciente en la mesa de cabecera. Limpie y substituya el equipo. Deseche la bolsa que contiene los aplicadores sucios en el receptáculo adecuado y no en el basurero del paciente.
  12. Registre el momento y tipo de tratamiento.
Paciente consciente dependiente
  1. Colocar al paciente sentado o semiincorporado (posición Fowler). Si no puede incorporarse, lateralizar la cabeza.
  2. Si el paciente es portador de prótesis dental, retirar y limpiar, manteniéndola en el recipiente adecuado, debidamente identificado, en agua o un limpiador de dentaduras, siguiendo las instrucciones del fabricante, hasta su próxima utilización.
  3. Cubrir tórax con toalla o empapador.
  4. Colocar una batea o palangana cerca del paciente.
  5. Cepillar dientes con pasta dental (de arriba abajo y viceversa con movimientos cortos) , lengua y encías. Durante 2 min. si el paciente lo tolera.
  6. Enjuagar ( agua tibia, saliva artificial o solución antiséptica cuando esté indicado).
  7. Secar e hidratar los labios.
  8. Facilitar la prótesis dental ( cuando sea necesario).
  9. Colocar al paciente en posición cómoda y adecuada, permitiéndole el fácil acceso al timbre y a útiles personales.
  10. Recoger, ordenar y limpiar los útiles empleados.
  11. Registrar en la documentación de enfermería:el procedimiento, motivo, fecha y hora, incidencias y respuesta del paciente.
Pacientes inconscientes
  1. Observar la boca del paciente antes de comenzar con el cuidado. Hay que valorar si la boca está seca, si tiene secreciones ( aspirar), si tiene sangre o postillas secas (aplicar vaselina 15 min antes de la limpieza).
  2. Posiciónde Fowler con la cabeza ladeada quitando previamente la almohada.
  3. Extender la toalla sobre el pecho para proteger la ropa.
  4. Enrollar una gasa alrededor de unas pinzas y empapar con un antiséptico.
  5. Limpiar la cavidad oral. Cambiar la gasa a menudo.
  6. Aclarar la boca con agua (jeringa 10 c.c.) y aspirar.
  7. Secar los labios.
  8. Aplicar Bálsamo labial hidratante en los labios.
  9. Acomodar al paciente.
  10. Dejar al paciente en una posición cómoda.
  11. Recoger el material.
  12. Retirar guantes y mascarilla.
  13. Realizar lavado de manos. 
  14. Registrar en la documentación de enfermería: el procedimiento, motivo, fecha y hora, incidencias y respuesta del paciente.

Cuidado de la Boca de Pacientes Muy Graves o Febriles

A los pacientes con fiebre (febriles) y a los que están muy graves se les limpiará la boca por lo menos cada cuatro horas, sobre todo antes y después de tomar alimentos. El paciente ha de tomar muchos líquidos para mantener húmeda la mucosa bucal (a menos que este contraindicado).


Estos pacientes a menudo respiran por la boca. Esto hace que la boca se seque en forma considerable y que secreciones mucosas formen costras de color café oscuro sobre dientes, lengua y labios. Debe limpiarse toda la boca de estas partículas y conservarla lubricada para ayudar a prevenir la acumulaciones adicionales de moco. El paciente inconsciente depende totalmente de la enfermera.



Higiene del Cabello

Definición:
Conjunto de actividades encaminadas a conservar la higiene del cuero cabelludo y el cabello. (3)

Objetivos:
  • Proporcionar al paciente encamado el aseo necesario para mantener la higienedel pelo y cuero cabelludo.
  • Evitar la proliferación de parásitos.
  • Activar la circulación sanguínea del cuero cabelludo.
  • Fomentar la práctica de hábitos higiénicos. 
  • Mantener el confort del paciente.
Materiales y Equipos:
  • Peine o cepillo.
  • Toallas.
  • Palangana y una jarra.
  • Secador de mano.
  • Silla.
  • Champú (antiparásitos si fuera necesario)
  • Crema suavizante.
  • Empapador.
  • Guantes no estériles.
  • Torundas de algodón.
  • Bolsa de ropa sucia.
  • Registros de enfermería.
Procedimiento:

Lavado del cabello en el paciente encamado:
  • Realizar el lavado de manos.
  • Comprobar la identidad del paciente.
  • Informar al paciente del procedimiento que se va a realizar y solicitar su colaboración.
  • Proporcionar intimidad.
  • Preparar todo el material necesario junto a la cama del paciente.
  • Proteger al paciente de caídas.
  • Comprobar la temperatura del agua (38-40ºC).
  • Comprobar la correcta temperatura del ambiente (25-26ºC)
  • Comprobar que no hay corrientes de aire.
  • Colocarse los guantes no estériles.
  • Colocar la cama en posición horizontal si las condiciones del paciente lo permiten.
  • Retirar el cabecero de la cama.
  • Colocar al paciente en decúbito supino, con la cabeza sobre la orilla de la cama sin almohada (posición de Roser). Si no fuera posible utilizar esta posición, situaremos al paciente en diagonal, sobre la cama, en el borde lateral de la misma.
  • Colocar el empapador debajo de los hombros del paciente.
  • Poner una toalla alrededor del cuello y las torundas de algodón taponando los oídos. Poner el lavacabezas debajo de la cabeza del paciente, anexionando una bolsa colectora en la parte distal del mismo.
  • Verter el agua sobre el pelo y aplicando champú o gel, friccionar el cuero cabelludo y el pelo siempre con las yemas de los dedos.
  • Enjuagar y volver a repetir la técnica.
  • Aclarar abundantemente y escurrir.
  • Secar con toalla.
  • Quitar el lavacabezas y demás material utilizado.
  • Peinar y secar con aire caliente.
  • Comprobar que la lencería de la cama y pijama o camisón no están mojados. En caso de que lo estén, cambiarlos.
  • Acomodar al paciente, dejando a mano todo lo necesario y el timbre de llamada.
  • Poner el cabecero de la cama.
  • Recoger, ordenar y limpiar todos los útiles empleados.
  • Quitarse los guantes y realizar la higiene de manos.
  • Registrar en la documentación de enfermería: el procedimiento, motivo, fecha y hora, incidencias y respuesta del paciente.
Lavado del cabello en el baño:
En el caso del paciente autónomo, el lavado del cabello se realizará en el baño. Es importante ayudar al paciente con su traslado al baño y realizar el procedimiento de la misma forma que en el paciente encamado.

Aspectos a tener en cuenta :
  • No usar las uñas para dar masaje en el cuero cabelludo.
  • Interrumpir el proceso si surge alguna complicación o si lo pide el paciente.
  • Evitar friccionar y erosionar la piel.
  • Si existe infección en el cuero cabelludo, está contraindicado el lavado de cabeza durante la ducha, para evitar su diseminación.
  • Evitar comentarios peyorativos relativos a la imagen corporal durante el proceso.
  • Si se detecta pediculosis aplicar el procedimiento de desparasitación de Medida Preventiva.
  • Si no se dispone de lavacabezas utilizar la bolsa colectora de plástico.
  • Realizar el lavado de cabeza al menos una vez a la semana y siempre que sea necesario, adecuándose a las necesidades higiénicas del paciente.
  • Vigilar las posibles reacciones a los utensilios y materiales utilizados.
  • Casos en los que el lavado está contraindicado: aumento de la presión intracraneal, pérdida de líquido cefalorraquídeo, incisiones abiertas en el cuero cabelludo, lesiones cervicales, traqueotomías y pacientes con dificultad respiratoria.
  • Realizar el lavado de cabeza mínimo 1 vez por semana si no existe contraindicación, o cuando el paciente o la enfermera lo considere necesario.
  • Antes de iniciar el procedimiento, valorar la capacidad del paciente para tolerar el decúbito.
  • Aquellos pacientes cuyo estado les permita sentarse en una silla pueden lavarse más cómodamente.
  • Tener presente que la existencia de contraindicaciones tales como antecedentes cardíacos o vasculares, aumento de la presión intracraneal, incisiones en el cuero cabelludo, lesiones cervicales u otras contraindicaciones para la manipulación de la cabeza.
  • Explicar y hacer participe al paciente y la familia en la higiene del cabello es recomendable, especialmente cuando se aproxima el alta del paciente. Enfermería tendrá que valorar cuando es el momento oportuno para hacerlos participes y en que grado ha de ser dicha participación.
  • El lavado de cabeza con palangana debido a la posición de roser, está contraindicado en algunos casos:

      1. Aumento de la presión intracraneal.
      2. Pérdida de líquido cefalorraquídeo.
      3. Incisiones abiertas en cuero cabelludo.
      4. Lesiones cervicales.
      5. Traqueotomía.
      6. Dificultad respiratoria.


Higiene de los Ojos

Definición: Conjunto de medidas, que realiza el personal de enfermería encaminadas a mantener en buen estado de los ojos.(1)

Objetivos: Proporcionar al paciente el aseo necesario para mantener, los ojos limpios y húmedos, evitando la irritación, infecciones, edemas parpebrales y erosiones corneales.(1)

Materiales y Equipos:
  • Batea.
  • Gasas estériles.
  • Guantes no estériles.
  • 2 Jeringas de 10cc. estériles. 
  • Suero fisiológico monodosis.
  • Bolsa de residuos blanca.
  • Registros de enfermería.
Procedimientos:
  • Realizar lavado de manos.
  • Preparar el material.
  • Comprobar la indentidad del paciente.
  • Preservar la intimidad del paciente.
  • Informar al paciente.
  • Valorar la existencia de patología ocular previa.
  • Comprobar la existencia de prótesis: oculares, lentes de contacto y gafas y retirarlas colocándolas en el lugar adecuado.
  • Verificar la existencia de posibles alergias a los materiales y productos utilizar.
  • Solicitar la colaboración del paciente y familia.
  • Si el paciente está inconsciente colocarlo en posición decúbito supino o semifowler.
  • Si el paciente está consciente en posición Fowler.
  • Colocarse los guantes.
  • Cargar las jeringas con solución salina fisiológica.
  • Humedecer una gasa con solución salina y limpiar del ángulo interno al externo de cada ojo hasta que quede limpio de secreciones. Utilizar una gasa distinta para cada párpado y para cada ojo. Todo esto realizarlo con los párpados cerrados.
  • Posteriormente, abrir los párpados del paciente con los dedos índice y pulgar de una mano y con la otra se instila solución salina fisiológica desde el lado opuesto del lagrimal. Utilizar una jeringa estéril para cada ojo.
  • Mantener siempre la cabeza ladeada del lado del ojo que se está lavando.
  • Secar con una gasa estéril cada ojo.
  • Cerrar suavemente los párpados. 
  • Acomodar al paciente en la posición adecuada, permitiéndole el fácil acceso al timbre y a útiles personales.
  • Recoger el material.
  • Retirarse los guantes.
  • Realizar lavado de manos.
  • Registrar en la documentación de enfermería: procedimiento, motivo, fecha y hora, incidencias y respuesta del paciente.
Aspectos a tener en cuenta:
  • Realizar el cuidado de los ojos siempre que esté pautado y cada vez que el paciente lo precise por la aparición de secreciones, aplicación de tratamientos, sequedad del ojo, etc...
  • Si el paciente está inconsciente, cerrar suavemente los párpados, tras la técnica.
  • Si el paciente no tiene reflejo de parpadeo, o no puede cerrar los párpados del todo, colocar un apósito oclusivo para cerrar el ojo e impedir que la córnea se seque e irrite.
  • Para mantener la humedad adecuada en el ojo, se pueden aplicar pomadas o colirios hidratantes, según indicación facultativa.
  • Utilizar siempre material distinto para cada ojo, para evitar infecciones cruzadas.
  • Ante la presencia de cuerpos extraños en el ojo, recomendar al paciente que no se frote.
  • Realizar la higiene del ojo antes de aplicar cualquier tratamiento.
  • En caso de prótesis de ojo retirar la misma y realizar el lavado de la órbita.
  • •Higienizar las prótesis: ojos artificiales, lentes de contacto, gafas, etc., según indicaciones del fabricante y colocárselas al paciente si fuera necesario.
  • Es importante enseñar al paciente y/o cuidador a realizar la higiene de los ojos, cuidar las prótesis (ojos artificiales, lentes de contacto, gafas, etc) y a no compartir toallas ni otros objetos personales en contacto con los ojos.


Higiene de los Pies

Definición:
Conjunto de actividades encaminadas a mantener en buen estado los pies y las uñas.

Objetivos:
Mantener los pies limpios, las uñas adecuadamente cortadas y prevenir problemas como infecciones y lesiones en la piel.

Materiales y Equipos:

  • Guantes.
  • Palangana con agua tibia.
  • Jabón.
  • Toalla.
  • Hule o nylon.
  • Paño.
  • Cortauñas, alicate o tijera fina.
  • Cepillo de uñas
  • Lima para uñas.
  • Aplicador con punta de algodón.
  • Loción.
  • Talco antimicótico.
  • Crema hidratante.
  • Acetona ( si es necesario ).
  •  Batea y bolsa de residuos blanca.

Procedimientos:
Se realizará el cuidado de las plantas, uñas, dedos y espacios interdigitales prestando especial atención a la aparición de descamación, callos, durezas o uñas encarnadas. Esta higiene se reliza del siguiente modo:

  • Comprobar la identidad del paciente.
  • Informar al paciente del procedimiento que se va a realizar y solicitar su colaboración.
  • Proporcionar intimidad.
  • Poner al paciente en la posición adecuada: sentado, en decúbito supino osemifowler; con una almohada debajo de las rodillas del paciente si éste permanece en la cama.
  • Preparar el material.
  • Realizar el lavado de manos.
  • Colocarse guantes no estériles.
  • Realizar el cambio diario de calcetines o medias.
  • Coloque una almohada bajo las rodillas, para proporcionarle apoyo; enseguida ponga la palangana encima del protector (hule o nylon y toalla).
  • En caso de excesivo sudor o mal olor, hacer friegas con alcohol dos veces al día.
  • Sumergir los pies semanalmente en una palangana de metal o plástico, con agua tibia jabonosa (31-35 ºC). Con los pies sumergidos, deben realizar los ejercicios de movilidad de los dedos tales como flexión y extensión de los mismos, así como de la articulación del tobillo.
  • Aplicación diaria de loción corporal a los pies, tras un minucioso lavado y secado de los mismos. Luego poner los calcetines o las medias limpias.
  • Pasar un bastoncillo por debajo de cada uña después del lavado o baño para la eliminación de los restos de piel que pudieran quedar adheridos.
  • Se deben recortar frecuentemente las uñas (después de cada lavado), a ser posible se hará el corte en línea recta.
  • Colocar al paciente en posición cómoda y adecuada, permitiéndole el fácil acceso al timbre y a útiles personales.
  • Recoger, ordenar y limpiar todos los útiles empleados.
  • Quitarse los guantes y realizar la higiene de manos.
  • Registrar el procedimiento.

Aspectos a tener en cuenta:

  • Si el paciente es autónomo, proporcionar todo el material necesario para realizar la higiene de los pies.
  • Realizar el lavado y cuidado de los pies durante el aseo del paciente, o siempre que lo precise y al menos cada 24 horas.
  • Evitar recortar o excavar dentro de las esquinas de las uñas, para que no crezcan hacia dentro.
  • Observar detalladamente el pie para descubrir la presencia de cualquier tipo de alteración: ulceraciones, micosis, grietas, frialdad, color… En caso de su existencia comentar al facultativo y aplicar el cuidado adecuado.
  • Evitar la inmersión prolongada para impedir la maceración de la piel.
  • Prestar especial atención en los pacientes diabéticos, con trastornos metabólicos, circulatorios o neurológicos.
  • Evitar la tensión y el sobrepeso de la ropa de la cama sobre los pies, con especial atención a los pacientes inmóviles.
  • Tras la aplicación de crema hidratante en los pies, dejar que se absorba el producto si el paciente va a deambular, para evitar caídas o lesiones.

+ Leidos

Temas Enfermeria

Archivo del blog

Derechos reservados por ATENSALUD - Enfermeria Geriatrica y Socio-sanitaria © 2010-2017
Powered By Blogger , Diseñado por ATENSALUD

Get Email Updates
Subscribe to Get Latest Updates Free