domingo, 24 de mayo de 2020

Uso de Mascarillas

Introducción:

La pandemia del COVID-19 ha obligado a expandir el uso de mascarillas en todo el mundo. Mientras antes sólo había costumbre de usarlas en unos pocos países para no contagiar catarros o gripes a los demás, ahora esa norma se ha extendido por todo el mundo. El nuevo coronavirus 2019 (COVID-19) es un nuevo virus que provoca enfermedades respiratorias en los seres humanos y puede propagarse de persona a persona, por ello el uso de las mascarillas y los respiradores ofrecen una barrera física para el contacto con gotas y aerosoles respiratorias. Cuando se usan correctamente, las mascarillas, junto con otras medidas preventivas, como el lavado de manos y el distanciamiento social, reducen el riesgo de transmisión de SARS-CoV-2, que provoca la infección por COVID-19.

El estornudo es un mecanismo reflejo mediante el cual se expulsa aire de los pulmones por la nariz, y a veces también por la boca, de una forma violenta e incontrolable.

En este proceso el aire sale a una velocidad de hasta 160 km/h y las partículas que se expulsan se distribuyen por un área similar a la de una habitación.

Este reflejo se desencadena por la irritación de la mucosa nasal, debido al contacto con ella de partículas extrañas de todo tipo (polvo, polen, picantes, etc.) o a la acción de los microorganismos cuando existe infección de las vías respiratorias superiores.

El objeto del estornudo es expulsar estas partículas que provocan la irritación de las vías nasales, por lo que se trata de uno de los numerosos mecanismos de defensa del organismo.





Principios básicos sobre uso de mascarillas:

recordar que las máscaras faciales no garantizan una protección completa contra el coronavirus, por lo que aún deben aplicarse otras buenas prácticas de higiene (como el lavado de manos y el distanciamiento social).
  1. No es necesario usar máscaras en un área no epidémica abierta y ventilada, mientras que es importante usar máscaras en un lugar concurrido o confinado.
  2. Se sugiere usar una máscara médica desechable en los lugares abiertos y ventilados del área afectada por el nuevo coronavirus y usar una máscara quirúrgica o una máscara de respirador de partículas cuando ingrese a lugares abarrotados o confinados.
  3. Se recomiendaa usar una máscara de protección contra partículas sin válvula de exhalación o máscara quirúrgica cuando tenga algunos síntomas sospechosos y vaya al hospital.
  4. Los pacientes con enfermedad respiratoria subyacente deben seguir las instrucciones del médico para usar la máscara. No se sugiere que el bebé use una máscara para no causar asfixia.
  5. La máscara de algodón, la máscara de esponja y la máscara de carbón activado no pudieron ayudar a prevenir la nueva infección por coronavirus.
  6. Evitar el uso prolongado e innecesario de mascarillas en un área no epidémica abierta y ventilada para evitar los efectos negativos de la hipoxia, la fatiga mental y la intoxicación por CO2 (lo que exhalamos).
Existen diferentes tipos de mascarillas según su grado de protección y su ámbito de uso. La diferencia entre los diferentes tipos de mascarillas es su complejidad que repercute directamente en el coste. Por otra parte, la alta demanda de mascarillas ha hecho que escasearan, lo que provocó un aumento de precio que recientemente ha sido regulado por el estado. En términos generales se podría hablar de que existen tres tipos de mascarillas: Mascarillas higiénicas, Mascarillas quirurgicas y de Alta eficacia.
Las de alta eficacia pueden ser con valvulas o sin valvulas  y de caracteristicas: Verticales,   Pico pato y  Cónica.

                   Verticales                                        Pico pato                                     Cónicas
.



1. Mascarillas higiénicas o de barrera:

Son las más comunes. Este tipo de mascarilla no se considera producto sanitario ni tampoco equipo de protección individual (EPI), y no están diseñadas para "proteger de ningún riesgo", por lo que no se recomienda su uso en "situaciones que impliquen exposición a agentes peligrosos", tal y como indica el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. No obstante, en el marco de la crisis actual, sí están destinadas, según las recomendaciones del Ministerio de Sanidad, a todas aquellas personas sin síntomas que no sean susceptibles de utilizar mascarillas quirúrgicas ni filtrantes. "El objetivo de su empleo es intentar reducir el riesgo de transmisión del virus desde la boca y la nariz del usuario no enfermo o asintomático", explica el Consejo General de Colegios Farmacéuticos (CGCF), aunque siempre como "medida complementaria a otras". Existen, en este punto, dos tipos de mascarillas higiénicas:

Mascarillas higiénicas no reutilizables: son las que se rigen por la especificación UNE 0064-1 y UNE 0064-2, la primera para adultos y la segunda para niños. En este caso, su propio nombre lo indica: son de un solo uso.

Mascarillas higiénicas reutilizables: son las que se rigen por la especificación UNE 0065 y existen tanto para adultos como para niños. En este caso, como su propio nombre indica son reutilizables, aunque para que así lo sean hay que fabricarlas con una serie de materiales que se puedan reutilizar. Recomendadas por Sanidad para minimizar el contagio, son un tipo de mascarillas que se pueden fabricar en casa, aunque no se deben olvidar las recomendaciones para lavarlas y desinfectarlas correctamente.

Para quién esta recomendada:
  • Publico en general, personas sin síntomas que no sean susceptibles de utilizar mascarillas quirúrgicas ni autofiltrantes.
  • Aquellas personas que tienen que salir a la calle por motivos laborales, para disminuir el riesgo ante la imposibilidad de mantener el distanciamiento social.
  • Se pueden confeccionar de manera cacera o usar una bufanda o pañuelo.
  • Personas que salgan a la calle por motivos laborales u otros motivos en el desescalado.
  • Población general que salga a la calle.

2. Mascarillas quirúrgicas:

Este otro tipo sirve para evitar la transmisión de agentes infecciosos por parte de la persona que la lleva puesta, por lo tanto, se recomienda su uso en personas diagnosticadas con coronavirus, para minimizar que contagien a las personas que puedan acercarse, aunque igual que las anteriores son una pieza no hermética. Estas mascarillas son desechables —de un solo uso— y no son consideradas EPI tampoco, porque no proporcionan un nivel fiable de protección frente a la inhalación de partículas, aunque sí son consideradas producto sanitario (PS).

Adicionalmente pueden proporcionar cierta protección ante salpicaduras de fluidos potencialmente contaminados: se trata de las mascarillas quirúrgicas con marcado IR. Además de los diagnosticados, son las que utiliza el personal que acompaña a los afectados a las zonas de aislamiento pertinentes; pero igual que las anteriores, su eficacia no está totalmente establecida cuando se trata de eliminar riesgo de infección.

Para quién esta recomendada:
  • Para trabajador sanitario en una situación de riesgo moderado o un paciente en un entorno sanitario: debo usar una MASCARILLA QUIRÚRGICA.
  • Personas con infección por coronavirus o síntomas de infección. Personal sociosanitario que acompañe a los pacientes a las zonas de aislamiento.
  • Personas en cuarentena domiciliaria que contacte con convivientes
  • Grupos vulnerables (personas mayores, con patología de base y embarazadas)

3. Mascarillas de alta eficacia o autofiltrantes:

Estas mascarillas contienen un filtro de micropartículas, gracias al cual protegen al que la lleva puesta frent a la inhalación de determinados contaminantes en el ambiente, como agentes patógenos, químicos, antibióticos... aunque no protegen frente a gases ni vapores. Estas sí que se consideran EPIs, y se clasifican en base a su rendimiento. Tal y como indican las autoridades, utilizadas correctamente "proporcionan un nivel aceptable de protección frente a la inhalación de partículas". ¿Cuándo se usan estas y quiénes deben usarlas? En función de su rendimiento, tienen un uso recomendado u otro:
Mascarillas FFP1: estas tienen una eficacia de filtración mínima del 78%, y un porcentaje de fuga hacia el interior máximo del 22%. No se recomiendan para uso médico, y se suelen utilizar frente a partículas de material inerte.
Mascarillas FFP2: en este caso la filtración mínima es del 92% , con un porcentaje de fuga hacia el interior máximo del 8%. Estas mascarillas se usan frente a aerosoles de baja o moderada toxicidad. Según Sanidad, la recomendación es que el personal sanitario que atienda "en casos de investigación, probables o confirmados para infección por el SARS-CoV-2 o las personas que entren en las áreas de aislamiento se pongan, como parte de su EPI, una de estas" —en su defecto, una quirúrgica—.
Mascarillas FFP3: la filtración mínima de este tipo de mascarillas se eleva al 98%, mientras que el porcentaje de fuga hacia el interior es solo del 2%. Estas son las recomendadas ante aerosoles de alta toxicidad. Según las recomendaciones de Sanidad, estas son las mascarillas que debería llevar el personal sanitario que atienda en situaciones en las que se generen aerosoles que favorecen el contagio. Tal y como señala el CGCF, serían casos de intubación traqueal, lavado broncoalveolar o ventilación manual. En su defecto, podrían usar una FFP2.




Este tipo de mascarillas se pueden limpiar, siempre y cuando sean de uso reutilizable: de ser así, llevarán una marca con la letra R, que implica que se pueden usar más de un turno de trabajo. Solo se debe limpiar y desinfectar el ajuste con la cara, nunca el material filtrante.
Para quién esta recomendada:
  • Personal sanitario en una situación de alto riesgo: debo usar un RESPIRADOR N95. 
  • Personal sanitario que atienda a casos de infección por coronavirus o personas que entren en la habitación de aislamiento de un enfermo (p.ej. Personal sanitario implicado en procedimientos que generen aerosoles, familiares, personal de limpieza).
Manera correcta de usar la mascarilla

¿Cómo me lo pongo?

  1. Las máscaras solo son efectivas si las usa correctamente. La Organización Mundial de la Salud tiene los siguientes procedimientos:
  2. Lávese las manos durante 20 segundos con agua y jabón antes de tocar o ponerse la máscara.
  3. Partimos de la base de que la mascarilla está bien, pero habría que revisarla previamente para comprobar que no tiene rasgaduras o agujeros. Para ello, se sujeta por las gomas y se revisa a contraluz. Hecho esto, ya podríamos colocarla.
  4. Asegúrese de cubrir toda la nariz y la boca cuando se la ponga.


Mientras usa la mascarilla:

  1. Una vez que haya ajustado con éxito su máscara facial, es importante que no la toque ni el resto de su cara. Los gérmenes se pueden propagar al tocar superficies contaminadas y luego tocarse la nariz, los ojos o la boca para que las mascarillas faciales puedan ser un buen recordatorio de no hacerlo.
  2. Evite tocar la máscara mientras está fuera, esto puede contaminarla.
  3. No te quites la máscara mientras estás en público.
  4. Solo toque su máscara con la sujeción, como corbatas, cintas para la cabeza o ganchos para la oreja, y una vez que los haya soltado, levante la máscara de su cara para quitarla. Nuevamente, no toque el exterior de la máscara, ya que podría estar contaminada por otros. Y no toque el interior de la máscara, ya que podría contaminarse (y luego transferirse a otros).

Cómo quitar una mascarilla:

  1. Este es potencialmente el paso más importante para hacer correctamente. Una vez que esté listo para quitarse la máscara facial, lávese las manos con agua y jabón o use un gel desinfectante para manos. 
  2. Para quitarla hay que ir a los lados y no al centro o en su caso desátela desde atras. Para ello hay que sujetarla de nuevo por las gomas laterales y sacarla hacia delante. Nunca toque el frente.
  3. Lávese las manos inmediatamente después de quitárselo y nuevamente después de lavar la máscara.
  4. Si su mascarilla es de un solo uso, deséchela correctamente. Si tiene una máscara de respirador y planea reutilizarla, consulte técnicas de limpieza y conservación



Cómo descontamino y conservo para su re-utilización las mascarillas:

No hay una guía exacta sobre cuántas veces puede reutilizar una máscara de respirador, ya que generalmente están diseñados para un solo uso. Sin embargo, dada la crisis actual, esto se acepta como práctica común.

En lugar de enfocarse en la cantidad de veces u horas que puede usar la máscara, debe enfocarse en la integridad estructural y funcional, y que el material del filtro no esté dañado ni sucio físicamente.
  1. La mayoria de mascarillas son desechables y no se deben reutilizar. Sin embargo, ante la situación actual se están emitiendo recomendaciones de descontaminar o re-esterilizar las mascarillas para aumentar su tiempo de utilización o reutilización. Para ello hay que tener en cuenta que:
  2. Las recomendaciones están basadas en la escasa evidencia disponible y deben ser tomadas con cautela y como medidas excepcionales ante la situación actual de epidemia de COVID-19.
  3. Despues del proceso de descontaminación  o re-esterilización se deberían evaluar las propiedades de las mascarillas y tener en cuenta que las mascarillas mantienen las propiedades de ajuste y capacidad de filtrado. Recuerde que las mascarillas autofiltrantes pueden tener válvula de exhalación para facilitar la respiración del usuario y evitar la condensación, por lo tanto verifiquela con cuidado.
  4. Es muy importante verificar que las mascarillas que se vayan a descontaminar no estén degradadas o rotas y que estén limpias.
  5. No es posible lavar las mascarillas ya que, al mojarlas, el material filtrante de polipropileno pierde la capa hidrófuga.
  6. El método más recomendable es aplicar calor seco a 70ºC durante 30 minutos. Para ello introduce la mascarilla en el horno 30 minutos, a poder ser con ventilador para que la temperatura sea uniforme en todos los puntos. Este procedimiento se podría aplicar hasta un máximo de 20 veces.
  7. Las mascarillas domesticas si se pueden lavar; en el caso de las mascarillas higiénicas reutilizables, el lavado y secado de la mascarilla debe ser acorde a las recomendaciones del fabricante. Después de cada lavado hacer una inspección visual por si se detecta algún daño.
  8. Alternativamente, se puede introducir la mascarilla en una bolsa de congelar y aplicar el calor durante 30 minutos con un secador de pelo.
  9. Si su máscara se ve peor por el uso, probablemente sea hora de descartarla y comprar una nueva.
  10. En el caso de mascarillas quirugicas y las de alta filtración, los siguientes métodos no son recomendables, porque puedes deformar o disminuir la capacidad de filtración de la máscara:
    1. Desinfección con alcohol pulverizado.
    2. Lavado con agua o soluciones jabonosas.
    3. Desinfección con uso de vapor a 134ºC.
    4. Desinfección con microondas.
    5. Desinfección por radiación ultravioleta germicida.
    6. Es recomendable también que la reutilización de las mascarillas sea siempre por parte de la misma persona y se extremen las precauciones durante todo el proceso.




No conviene uso de mascarillas en:
Los menores de 3 años, personas con problemas para respiratorios y personas con dificultades para quitarse la mascarilla por sí mismas.
En el caso de mascarillas con válvula no se deben colocar a pacientes con procesos respiratorios infecciosos, ya que al no filtrar el aire exhalado por el usuario, podrían ser una fuente de transmisión del COVID-19.
 

+ Leidos

Temas Enfermeria

Derechos reservados por ATENSALUD - Enfermeria Geriatrica y Socio-sanitaria © 2010-2017
Powered By Blogger , Diseñado por ATENSALUD

Actualización por E-mail
Recibe información de www.atensalud