//
enfermeria.

martes, 27 de junio de 2017

Cancer: Los Marcadores Tumorales

Introducción:
El cáncer se origina de células en el cuerpo. Las células normales se multiplican cuando el cuerpo las necesita y mueren cuando se dañan o cuando el cuerpo ya no las necesita.
El cáncer parece ocurrir cuando el material genético de una célula cambia. Eso provoca que las células crezcan fuera de control. Las células se dividen demasiado rápido y no mueren de la manera normal.
Existen muchos tipos diferentes de cáncer. Puede aparecer en casi cualquier órgano o tejido, como el pulmón, el colon, los senos, la piel, los huesos o el tejido nervioso.
  • Existen múltiples factores de riesgo para el cáncer como:
  • Benceno y otros químicos
  • Beber demasiado alcohol
  • Toxinas ambientales, como ciertos hongos venenosos y un tipo de tóxico que puede formarse en las plantas de cacahuete (aflatoxinas)
  • Problemas genéticos
  • Obesidad
  • Exposición a la radiación
  • Demasiada exposición al sol
  • Virus

La causa de muchos cánceres sigue siendo desconocida. La palabra cáncer es un término muy amplio que abarca más de 200. Cada uno de ellos posee características particulares, que en algunos casos son completamente diferentes al resto de los otros cánceres, pudiendo considerarse enfermedades independientes, con sus causas, su evolución y su tratamiento específico.

Tipos de cáncer 

Para confirmar el diagnóstico de un cáncer es preciso tomar una muestra del tumor (biopsia).
Células a través del microscopio

La valoración de la biopsia no sólo permite determinar si la lesión es un cáncer o no, sino que, además, estudiándola al microscopio, permite conocer las células que la componen (estudio anatomopatológico).

Este estudio permite etiquetar y saber cuál o cuáles son los tejidos y células de las que proviene el tumor y cuáles son las características de las mismas. Estos factores son fundamentales para determinar el tratamiento más adecuado en cada caso.

Existen una serie de alteraciones benignas y /o premalignas de las células:

Hiperplasia: incremento en el número de células (se dividen más rápido de lo normal) de un tejido en un área específica. El resultado es el aumento de tamaño del órgano como por ejemplo la hiperplasia benigna de próstata o la aparición de un nódulo benigno.
Metaplasia: sustitución de un tipo de célula por otra de otra localización. Con el tiempo puede aparecer una displasia sobre estas células cambiadas de lugar.
Displasia: se trata de un desarrollo anormal del tejido, debido a un crecimiento de células alteradas. Si se deja evolucionar sin tratamiento en algunos casos la displasia puede evolucionar a un cáncer, por tanto se trata de una lesión premaligna o precancerosa.
Estas alteraciones pueden dar lugar a un cáncer. Si quieres más información sobre las fases de la enfermedad, selecciona aquí.

Existen muchas denominaciones de cáncer según su anatomía patológica, y no sería posible elaborar un listado completo, con la clasificación estricta, de todas las posibilidades.

Algunos de los términos aplicados a los tipos de cáncer más comunes son los siguientes:

Carcinoma 

Es el tumor maligno que se origina en la capa que recubre (células epiteliales) los órganos.
Aproximadamente el 80% de los tumores cancerosos son carcinomas.
Algunas de estas células tienen diferentes características y por tanto su nombre puede ser algo distinto.

Vamos a destacar algunas:

  • Adenocarcinoma: se denomina adenocarcinoma al cáncer que se origina en el tejido glandular (glándulas), por ejemplo en los conductos o lobulillos de la mama o en la próstata.  
  • Carcinoma de células escamosas o epidermoide: cáncer que se origina en las células no glandulares, por ejemplo esófago, cuello de útero, etc. 
  • Carcinoma de células basales: es el cáncer de la piel más común. Se origina en la capa más profunda de la epidermis (piel), llamada la capa de células basales. Por lo general se origina en áreas expuestas al Sol, especialmente la cabeza y el cuello. El cáncer de células basales crece lentamente y es poco probable que se propague a partes distantes del cuerpo.
  • Melanoma: es un tumor maligno que se origina en las células que producen la coloración de la piel (melanocitos). El melanoma es casi siempre curable en sus primeras etapas. Sin embargo, es probable que se propague a otras partes del cuerpo.
Sarcoma 
Se trata de un tumor maligno que se origina en los tejidos conectivos, tales como los cartílagos, la grasa, los músculos o los huesos.

Dependiendo de la célula que lo origina pueden recibir diferentes nombres, siendo los más conocidos:

Osteosarcoma: (osteo = hueso) Sarcoma que deriva del hueso.
Liposarcoma: (lipo = grasa) Sarcoma que deriva de la grasa.
Condrosarcoma: (condro = cartílago) Sarcoma que deriva del cartílago.
Angiosarcoma: (angio = Vaso) Sarcoma que deriva de los vasos sanguíneos.

Leucemia 

Popularmente conocido como cáncer de la sangre. Las personas con leucemia presentan un aumento notable en los niveles de glóbulos blancos o leucocitos (células presentes en la sangre, encargadas de defendernos de las infecciones).

En las leucemias no existe tumoración, se afectan la sangre y la médula ósea (zona interna de los huesos, donde se originan las células sanguíneas).

Las leucemias se pueden clasificar en función del tipo de célula alterada en:

Leucemia mieloide
Leucemia linfoide
Asimismo, se clasifican según el estado de maduración de las células leucémicas, pudiendo ser:

Leucemias agudas: formada por células inmaduras.
Leucemias crónicas: las células están en el último paso de la maduración.
Las leucemias agudas son más frecuentes en niños.

Linfoma 

Se denomina así al cáncer del sistema linfático. El sistema linfático es una red de ganglios y vasos finos que existe en todo el cuerpo, su función es combatir las infecciones. El linfoma afecta a un grupo de glóbulos blancos llamados linfocitos.

Los dos tipos principales de linfomas son la enfermedad de Hodgkin y el linfoma no Hodgkin.

Fases de la enfermedad 

El proceso que va desde que se producen las primeras mutaciones de las células hasta que la enfermedad llega a su etapa final se llama historia natural.


La duración de este proceso en adultos depende del tipo de cáncer y oscila entre meses y décadas. En el caso de los niños, todo este proceso se produce con mucha mayor rapidez, pudiendo incluso durar sólo unos meses. Esto es debido a que las células que constituyen los tumores en la infancia son células más inmaduras, que se dividen y multiplican con mayor rapidez que las que constituyen los cánceres del adulto, por lo que el desarrollo y evolución de los tumores en niños se producen en un periodo de tiempo menor.

Lo primero que ocurre son los cambios celulares que dotan a las células de las características de malignidad, es decir, de multiplicación descontrolada y capacidad de invasión. Es la etapa más larga de la enfermedad y se denomina fase de inducción. En ningún caso es diagnosticable ni produce sintomatología. Esta fase puede durar hasta 30 años.

La segunda etapa se denomina fase “in situ”. Se caracteriza por la existencia de la lesión cancerosa microscópica localizada en el tejido donde se ha originado. En los adultos suele durar entre 5 y 10 años dependiendo del tipo de cáncer. En ella, tampoco aparecen síntomas o molestias en el paciente. En determinados casos como en el cáncer de mama, cuello uterino o colon, la enfermedad se puede diagnosticar en esta fase mediante técnicas que permiten su detección precoz.

Posteriormente, la lesión comienza a extenderse fuera de su localización de origen e invade tejidos u órganos adyacentes. Estamos ante la fase de invasión local. En la edad adulta dura entre 1 y 5 años. La aparición de síntomas de la enfermedad depende del tipo de cáncer, de su crecimiento y de su localización.

Por último, la enfermedad se disemina fuera de su lugar de origen, apareciendo lesiones tumorales a distancia denominadas metástasis. Es la etapa de invasión a distancia. La sintomatología que presenta el paciente suele ser compleja. Depende del tipo de tumor, de la localización y extensión de las metástasis

Los Marcadores Tumorales:
Los marcadores de tumores son sustancias producidas por las células cancerosas o por otras células del cuerpo como respuesta al cáncer o a ciertas afecciones benignas (no cancerosas).

La mayoría de los marcadores de tumores son producidos tanto por las células normales como por las células cancerosas; sin embargo, se producen en concentraciones más altas en enfermedades cancerosas.
Estas sustancias pueden encontrarse en la sangre, en la orina, en la materia fecal, en tejido de tumores o en otros tejidos o líquidos del cuerpo de algunos pacientes con cáncer.
La mayoría de los marcadores de tumores son proteínas. Sin embargo, más recientemente, los patrones de expresión de los genes y los cambios de ADN han empezado a usarse como marcadores de tumores. Los marcadores del segundo tipo se evalúan específicamente en el tejido tumoral.
Los marcadores de tumores se usan para ayudar a detectar, a diagnosticar y a controlar algunos tipos de cáncer. Aunque una concentración elevada de un marcador de tumores puede sugerir la presencia de cáncer, este hecho solo no es suficiente para diagnosticar cáncer.
Por lo tanto, las mediciones de los marcadores tumorales se combinan en general con otras pruebas, como con biopsias, para diagnosticar el cáncer

Utilidad de los marcadores en tratamiento del cáncer:

Los marcadores de tumores se usan para ayudar a detectar, a diagnosticar y a controlar algunos tipos de cáncer. Aunque una concentración elevada de un marcador de tumores puede sugerir la presencia de cáncer, este hecho solo no es suficiente para diagnosticar cáncer. Por lo tanto, las mediciones de los marcadores tumorales se combinan en general con otras pruebas, como con biopsias, para diagnosticar el cáncer.

Se pueden medir las concentraciones de los marcadores tumorales antes del tratamiento para que los médicos puedan planificar una terapia adecuada. En algunos tipos de cáncer, la concentración de un marcador de tumores refleja el estadio (extensión) de la enfermedad y el pronóstico del paciente (resultado probable o curso de una enfermedad). Más información sobre estadificación está disponible en la hoja informativa Estadificación del cáncer.

Los marcadores de tumores pueden también medirse periódicamente durante la terapia para cáncer. Un descenso de la concentración de un marcador de tumores o el regreso a la concentración normal del marcador puede indicar que el cáncer está reaccionando al tratamiento, mientras que si no hay cambio o hay un aumento puede indicar que el cáncer no está reaccionando.

Los marcadores de tumores pueden también medirse después de que haya terminado el tratamiento para revisar la recurrencia (el regreso del cáncer).

Toma de muestra para medir los marcadores de tumores:
Un doctor toma una muestra de tejido del tumor o de líquido del cuerpo y lo envía a un laboratorio, en donde se usan varios métodos para medir la concentración del marcador de tumores.

Si el marcador de tumores se usa para determinar si el tratamiento está funcionando o si hay una recurrencia, la concentración se medirá en muchas muestras tomadas en un período de tiempo. En general, estas mediciones "en serie", que indican que la concentración de un marcador está en aumento, que está igual, o que está disminuyendo, son más importantes que una sola medición.

Tipos de Marcadores Tumorales: 

Activador del plasminógeno urocinasa (uPA) e inhibidor del activador del plasminógeno (PAI-1)
  • Tipo de cáncer: Cáncer de seno
  • Tejido analizado: Tumor
  • Cómo se usó: Para determinar la malignidad del cáncer y guiar el tratamiento
Alfa-fetoproteína (AFP)
  • Tipos de cáncer: Cáncer de hígado y tumores de células germinativas
  • Tejido analizado: Sangre
  • Cómo se usó: Para ayudar a diagnosticar cáncer de hígado y vigilar la reacción al tratamiento; para evaluar el estadio, el pronóstico y la reacción al tratamiento de tumores de células germinativas
Análisis de mutación del EGFR
  • Tipo de cáncer: Cáncer de pulmón de células no pequeñas
  • Tejido analizado: Tumor
  • Cómo se usó: Para ayudar a determinar el tratamiento y el pronóstico
Análisis de mutación del KRAS
  • Tipos de cáncer: Cáncer colorrectal y cáncer de pulmón de células no pequeñas
  • Tejido analizado: Tumor
  • Cómo se usó: Para determinar si el tratamiento con un tipo específico de terapia dirigida es el adecuado
Antígeno carcinoembrionario (CEA)
  • Tipos de cáncer: Cáncer colorrectal y cáncer de seno
  • Tejido analizado: Sangre
  • Cómo se usó: Para revisar si el cáncer colorrectal se ha diseminado; para buscar la recidiva del cáncer de seno y evaluar la reacción al tratamiento
Antígeno prostático específico (PSA)
  • Tipo de cáncer: Cáncer de próstata
  • Tejido analizado: Sangre
  • Cómo se usó: Para ayudar en el diagnóstico, evaluar la reacción al tratamiento y buscar la recurrencia (recidiva)
CA15-3/CA27.29
  • Tipo de cáncer: Cáncer de seno
  • Tejido analizado: Sangre
  • Cómo se usó: Para evaluar si el tratamiento está funcionando o si la enfermedad ha regresado
CA19-9
  • Tipos de cáncer: Cáncer de páncreas, cáncer de vesícula biliar, cáncer de conducto biliar y cáncer gástrico
  • Tejido analizado: Sangre
  • Cómo se usó: Para evaluar si el tratamiento está funcionando
CA-125
  • Tipo de cáncer: Cáncer de ovarios
  • Tejido analizado: Sangre
  • Cómo se usó: Para ayudar en el diagnóstico, en la evaluación de la reacción al tratamiento y en la evaluación de la recidiva
Calcitonina
  • Tipo de cáncer: Cáncer medular de tiroides
  • Tejido analizado: Sangre
  • Cómo se usó: Para ayudar en el diagnóstico, para revisar si el tratamiento está funcionando y evaluar la recidiva
CD20
  • Tipo de cáncer: Linfoma no Hodgkin
  • Tejido analizado: Sangre
  • Cómo se usó: Para determinar si el tratamiento con una terapia dirigida es el adecuado
Cromogranina A (CgA)
  • Tipo de cáncer: Tumores neuroendocrinos
  • Tejido analizado: Sangre
  • Cómo se usó: Para ayudar en el diagnóstico, en la evaluación de la reacción al tratamiento y en la evaluación de la recidiva
Cromosomas 3, 7, 17 y 9p21
  • Tipo de cáncer: Cáncer de vejiga
  • Tejido analizado: Orina
  • Cómo se usó: Para ayudar en la vigilancia de recurrencia (recidiva) de tumores
Fibrina y fibrinógeno
  • Tipo de cáncer: Cáncer de vejiga
  • Tejido analizado: Orina
  • Cómo se usó: Para vigilar el avance y la reacción al tratamiento
Fragmentos de citoqueratina 21-1
  • Tipo de cáncer: Cáncer de pulmón
  • Tejido analizado: Sangre
  • Cómo se usó: Para ayudar en la vigilancia de recurrencia (recidiva)
Gen de fusión BCR-ABL
  • Tipo de cáncer: Leucemia mieloide crónica
  • Tejido analizado: Sangre y médula ósea
  • Cómo se usó: Para confirmar el diagnóstico y vigilar el estado de la enfermedad
Gonadotropina coriónica humana ß (Beta-hCG)
  • Tipos de cáncer: Coriocarcinoma y cáncer de testículo
  • Tejido analizado: Orina o sangre
  • Cómo se usó: Para evaluar el estadio, el pronóstico y la reacción al tratamiento
HE4
  • Tipo de cáncer: Cáncer de ovarios
  • Tejido analizado: Sangre
  • Cómo se usó: Para evaluar el avance de la enfermedad y vigilar la recurrencia (recidiva)
HER2/neu
  • Tipos de cáncer: Cáncer de seno, cáncer de estómago y cáncer de esófago
  • Tejido analizado: Tumor
  • Cómo se usó: Para determinar si el tratamiento con trastuzumab es el adecuado
Inmunoglobulinas
  • Tipos de cáncer: Mieloma múltiple y macroglobulinemia de Waldenström
  • Tejido analizado: Sangre y orina
  • Cómo se usó: Para ayudar a diagnosticar la enfermedad, evaluar la reacción al tratamiento y buscar si ha habido recurrencia (recidiva)
KIT
  • Tipos de cáncer: Tumor del estroma gastrointestinal y melanoma mucoso
  • Tejido analizado: Tumor
  • Cómo se usó: Para ayudar en el diagnóstico y determinar el tratamiento
Lactato deshidrogenasa
  • Tipo de cáncer: Tumores de células germinativas
  • Tejido analizado: Sangre
  • Cómo se usó: Para evaluar el estadio, el pronóstico y la reacción al tratamiento
Microglobulina ß-2 (B2M)
  • Tipos de cáncer: Mieloma múltiple, leucemia linfocítica crónica y algunos linfomas
  • Tejido analizado: Sangre, orina o líquido cefalorraquídeo
  • Cómo se usó: Para determinar el pronóstico y vigilar la reacción al tratamiento
Mutación BRAF (V600E)
  • Tipos de cáncer: Melanoma cutáneo y cáncer colorrectal
  • Tejido analizado: Tumor
  • Cómo se usó: Para pronosticar la reacción a terapias dirigidas
Proteína de matriz nuclear 22 (NMP22)
  • Tipo de cáncer: Cáncer de vejiga
  • Tejido analizado: Orina
  • Cómo se usó: Para vigilar la reacción al tratamiento
Receptor de estrógeno (ER) y receptor de progesterona (PR)
  • Tipo de cáncer: Cáncer de seno
  • Tejido analizado: Tumor
  • Cómo se usó: Para determinar si el tratamiento con terapia hormonal (como con tamoxifeno) es adecuado
Reordenación de genes ALK
  • Tipos de cáncer: Cáncer de pulmón de células no pequeñas y linfoma anaplásico de células grandes
  • Tejido analizado: Tumor
  • Cómo se usó: Para ayudar a determinar el tratamiento y el pronóstico
Sello de 5 proteínas (Ova1)
  • Tipo de cáncer: Cáncer de ovarios
  • Tejido analizado: Sangre
  • Cómo se usó: Para evaluar la masa pélvica antes de operación para lo que se sospecha ser cáncer de ovario
Sello de 21 genes (Oncotype DX)
  • Tipo de cáncer: Cáncer de seno
  • Tejido analizado: Tumor
  • Cómo se usó: Para evaluar el riesgo de recurrencia (recidiva)
Sello de 70 genes (Mammaprint)
  • Tipo de cáncer: Cáncer de seno
  • Tejido analizado: Tumor
  • Cómo se usó: Para evaluar el riesgo de recurrencia (recidiva)
Tiroglobulina
  • Tipo de cáncer: Cáncer de tiroides
  • Tejido analizado: Sangre
  • Cómo se usó: Para evaluar la reacción al tratamiento y buscar la recurrencia (recidiva)



https://www.cancer.gov/espanol/cancer/diagnostico-estadificacion/diagnostico/hoja-informativa-marcadores-de-tumores
https://www.mhealth.org/patient-education/cdr0000256768

Entradas populares

Etiquetas

Archivo del blog